Seguro que más de una vez has oído hablar del método pilates y de lo favorable que es para tu salud tanto física como mental pero ¿por qué? En este artículo de ONsalus vamos a tratar sobre este revolucionario método que ha conseguido ganarse la confianza de muchas personas haciendo que se convierta en uno de los ejercicios más practicados en la actualidad.

Esta práctica deportiva fue fundada por el alemán Joseph Hubertus Pilates, un médico que creó este entrenamiento siguiendo diferentes principios que engloban tanto aspectos físicos como mentales.

Qué es el método pilates

En líneas generales, podemos decir que el método pilates es un entrenamiento que está pensado para ejercitar la mente y el cuerpo mediante movimientos suaves que requieren de una gran concentración. En este tipo de ejercicio es importante equilibrar tanto la fuerza, como la resistencia, la flexibilidad y el control de uno mismo, por todo ello, se le considera una de las mejores prácticas para lograr trabajar de manera completa.

El creador de este revolucionario método es, como ya hemos indicado anteriormente, Joseph Hubertus Pilates, un médico alemán que durante su infancia padeció diferentes enfermedades, motivo por el cuál empezó a investigar sobre diferentes técnicas de medicina oriental que consiguieron establecer las bases de lo que ahora conocemos como método pilates. Los principios sobre los que se rige este entrenamiento son los siguientes:

  • Alineamiento: es decir, aprender a colocar correctamente la columna para conseguir una mejor postura que, a la larga, beneficiará a todo tu cuerpo.
  • Centralización: se refiere a la importancia que tienen los músculos centrales del cuerpo (abdomen, lumbares, caderas y nalgas) que son los implicados en el desarrollo de todas las posturas que se llevan a cabo durante las sesiones de pilates.
  • Concentración: es el principio fundamental que conseguirá aunar la mente y el cuerpo durante la elaboración de los ejercicios. En este sentido, cabe apuntar que el método pilates también se conoce como el “yoga occidental” porque tiene el mismo objetivo de equilibrar estos dos polos de nuestra existencia (la mente y el cuerpo).
  • Control: ser capaz de controlar nuestro cuerpo gracias a la mente es otro de los fundamentos de esta metodología. Gracias a conseguir estar quietos y estables, logramos evitar cualquier movimiento brusco y, por tanto, padecer lesiones.
  • Precisión: cada posición debe ejercitarse de un modo preciso ya que cada postura de pilates tiene una razón de ser y para poder beneficiarnos será importante que sepamos hacerla correctamente.
  • Fluidez: los movimientos tienen que ser fluidos y no forzar ninguna parte del cuerpo pues, de lo contrario, podrías sentir molestias. Lo mejor es que intentes que los cambios sean naturales aunque esto se suele conseguir después de un tiempo practicando.
  • Respiración: es uno de los puntos más importantes del ejercicio ya que es imprescindible que nuestro cuerpo pueda oxigenarse y limpiar el torrente sanguíneo. Esto se consigue gracias a la inhalación y exhalación del aire.

Así, como ves, el método pilates no solo es un tipo de ejercicio más sino que se trata de una filosofía destinada a ejercitar el cuerpo pero también la mente. El objetivo de este tipo de entrenamiento es aprender a controlar y tomar consciencia de tu cuerpo, además, de conseguir un equilibrio muscular consiguiendo mejorar la flexibilidad y las articulaciones.

Qué es el método pilates

Beneficios del pilates

Una vez que ya sabes en qué consiste el método pilates es importante que sepas cuáles son los beneficios de esta práctica ya que tanto la salud física como la mental se benefician de esta práctica deportiva. Algunos de los efectos más positivos son los siguientes:

      • Mejora en la respiración: como ya hemos indicado, uno de los principios de este método es aprender a oxigenar el cuerpo mediante la respiración. Cada postura va sintonizada con la respiración para lograr movimientos fluidos y naturales. Gracias al pilates, conseguirás mejorar tu respiración y, así, aliviar la ansiedad, alejarte del estrés y dormir profundamente por la noche.
      • Tonificación de los músculos centrales: en el apartado 1 ya te hemos comentado que los músculos que se usan para todas las posturas son los que se encuentran en el centro del cuerpo (abdomen, lumbares, caderas y nalgas) así que gracias a estos ejercicios conseguirás mejorar la tonificación de esta zona, reduciendo el cúmulo de grasa y consiguiendo alisar la piel.
      • Mejora de las articulaciones: durante una sesión de pilates verás cómo los ejercicios se repiten de forma armoniosa y, estas repeticiones, consigue mejorar la salud articular además de aumentar la flexibilidad. Esto es perfecto para evitar lesiones y/o dolores relacionados con estas partes del cuerpo.
      • Reduce el estrés: gracias a que se trata de una práctica que requiere una fuerte concentración mental que debe ir acompañada de la respiración, el pilates consigue reducir la ansiedad y el estrés favoreciendo una vida más tranquila y relajada.

Beneficios del pilates

La pelota de pilates o fitball

La pelota que habitualmente se usa en las clases de pilates se conoce con el nombre de “fitball” o “pelota suiza” y, originariamente, se creó para funciones terapéuticas pero en la actualidad se usa para una gran cantidad de clases de fitness pero, sobre todo, para las sesiones de pilates. El motivo de que se incorpore en las sesiones es que gracias a esta pelota se consigue intensificar los ejercicios de musculación, sobre todo, los que tienen que ver con las abdominales.

Es de vital importancia que sepas escoger adecuadamente la mejor fitball para ti pues, dependiendo de la elección que hagas, su función será favorable para tu cuerpo o perjudicial. Las pelotas que son demasiado grandes para nuestro cuerpo hacen que los ejercicios sean más inestables y, por tanto, que sean mucho más complicados de hacer; las que son más pequeñas hacen que no practiquemos la postura de una manera correcta y que forcemos los músculos aumentando, así, el riesgo de lesión.

Por lo tanto, es importante que sepamos escoger la fitball adecuada para nuestro cuerpo teniendo en cuento tanto sus proporciones como la altura. Para saber si una pelota de pilates es la adecuada para ti tendrás que sentarte encima de ella y comprobar que las piernas creen un ángulo de 90 grados respecto al suelo; si es así, podemos quedarnos con ella.

Para empezar a usar la fitball en las clases de pilates tendrás que colocarla sobre una colchoneta o una superficie que evite que resbale. Esta pelota hará que tengas que intensificar tu concentración para, así, aguantar bien el equilibrio de tu cuerpo consiguiendo que la fuerza que ejecutes sea mayor.

Para empezar a usar una pelota de pilates es esencial que, al principio, lo hagas siguiendo las pautas de un monitor o un especialista para evitar malas posturas, errores en su uso y estar, así, prevenido a posibles lesiones. Además, es esencial acompañar todos los ejercicios con una respiración diafragmática para cumplir con uno de los principios del método pilates.

La pelota de pilates o fitball

En nuestro gimnasio tienes unos amplios horarios para praticar esta actividad, por la mañanas y por las tardes pudiendo elegir los 5 días de la semana.

       

¿Conoces LesMills?

 

¿Sabes que es...?

Nuestro Facebook

 

facebookfollow-288-x-90

La Web de El Casar